Los Sagrados Manuscritos del Jaguar Blanco

Hits:498

I. CAPÍTULO. “La carta misteriosa”.
Me sentí muy asombrado al recibir desde Yucatán una carta por servicio de mensajería urgente. Era extraño, aunque tengo amigos en la península, no esperaba que nadie de ellos me escribiera.
Venía en sobre membretado, como ya casi no los hay y estaba escrita a mano con caligrafía palmer. Resaltaba la tinta sepia sobre el fino papel de algodón. Leí mi nombre con extrañeza: Sr. Fernando de Ita. El remitente era Anatolio Rivadeneira Rondón. Abrí la carta con mucho cuidado, como si fuera una pieza de museo, algo en mi corazón, como una punzada, me avisó que esa carta traería un vuelco dramático y definitivo a mi vida.
Desde niño me gustó la lectura, ya más adelante me dio por escribir, lo sentía como una pasión en mí ser. Recuerdo mucho a Teresa Zaga, amiga de mis padres, desde niño la admiré porque era una Señora muy grande y culta, en su casa, que se ubicaba muy cerca de los Viveros de Coyoacán, había una biblioteca, que recuerdo como un espacio mágico, lleno de libros, cromos, fotografías, mapas que me llevaron desde entonces a lugares distantes en el tiempo.

Ella me permitía husmear en todo lo que contenía ese lugar, ahí fue donde me sedujeron los libros.

Descarga:

 

 

 

Buscar
Podcast
Canales Youtube
Visitantes

27,168,874