Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,358,535

LA GRANDEZA DE TOLEDO Y LA MEZQUINDAD DE UN GALERISTA

Hits:2074

LA GRANDEZA DE TOLEDO Y LA MEZQUINDAD DE UN GALERISTA
En diciembre de 2014 Francisco Toledo honró a los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en la ciudad de Iguala, elevando junto con niñas y niños de escuelas primarias otros tantos papalotes, cada uno con el rostro de uno de los alumnos de la Escuela Normal Rural ?Isidro Burgos? de Ayotzinapa.

En una entrevista que concedió en agosto de 2015 al diario El País el artista señaló que ?Fue un gesto que preparamos con los niños de la escuela. Hay una costumbre del sur: cuando llega el Día de los Muertos se vuelan papalotes porque se cree que las almas bajan por el hilo y llegan a tierra para comer las ofrendas; luego, al terminar la fiesta, vuelven a volar. Como a los estudiantes de Ayotzinapa los habían buscado ya bajo tierra y en el agua, enviamos los papalotes a buscarlos al cielo?.

LA GRANDEZA DE TOLEDO Y LA MEZQUINDAD DE UN GALERISTAAsí, pues, al elaborarlos y lanzarlos al vuelo con la ayuda de niñas y niños que estudiaban bajo la guía de otros ex normalistas, Toledo expresó el luto colectivo por la violencia criminal que asolaba a la nación y la sigue agobiando seis años después de los trágicos sucesos de Iguala. Fue un gesto valiente y desinteresado del excepcional artista, que nos confortó un poco ante la enorme tragedia.
El gesto del Maestro al realizar la exhibición y vuelo de los papalotes fue un acto de conciencia social que sigue conmoviendo a quienes exigimos una vida libre de violencia y conocer la verdad de lo que pasó en Iguala el 26 de septiembre de 2014, con los 43 estudiantes normalistas.

Por ello, a quienes tenemos en la memoria estos sucesos, nos indigna una declaración del galerista Diego Bernardini Borja, quien manifestó al diario La Jornada esta frase que degrada y agravia al pueblo oaxaqueño: ?? el oaxaqueño en sí, y el artista oaxaqueño, son complejos, complicados. La hermana de mi mamá tuvo una galería durante 20 años muy reconocida y en una palabra me lo comentó: el oaxaqueño es ladino, y sí, son muy ladinos?.
El motivo por el cual el propietario de Bernardini Art Gallery agravia de esa manera al pueblo oaxaqueño y sus creadores, es porque la familia del Maestro Toledo le pidió no utilizar la imagen del gran artista para comerciar con ella en un pretendido ?homenaje?, en el cual el galerista utilizó el recurso de los papalotes intervenidos con la faz de Toledo para venderlos en una subasta, utilizando a la Cruz Roja para validar su acto comercial.
Cuando Toledo expuso sus papalotes sobre los 43 normalistas desaparecidos, lo hizo de manera altruista y en defendesa de los derechos humanos. Por ello, es indignante y lamentable que un comerciante de obras de arte pretenda emplear la imagen del mecenas y creador de instituciones para validar un ejercicio mercantil.
Y peor aún: cuando quien tienen autoridad moral le hace ver que la imagen del maestro no es una marca comercial ni un logo para obtener dinero, el galerista insiste codiciosamente en que puede manipular esa imagen porque Toledo nunca ?registró? su nombre ni su imagen para comercializarla. Y además, el comerciante ofende a un pueblo y sus artistas porque expusieron su negocio y acaso se lo menguaron.

Bernardini Borja no entendió la actitud que Toledo mantuvo a lo largo de su existencia frente a los problemas sociales de México. El Maestro impuso una visión altruista, mientras el comerciante en obras de arte hace énfasis en un vacío legal para lucrar con la memoria del entrañable creador. Y para empeorar su codiciosa conducta, el galerista, frustrado y quizá menguado en sus ganancias por el digno llamado de atención de los deudos, los ataca con adjetivos degradantes. Y de paso, a la comunidad de aertistas y al pueblo oaxaqueño, llamándolos ?ladinos?. Lo que este comerciante y otros de su calaña necesitan es que el espíritu generoso de Toledo les toque la conciencia.
El galerista frustrado en su intento de comercializar el rostro del Maestro, parece ignorar que los artistas y el pueblo de Oaxaca le rindieron al artista un sentido homenaje poco después de su fallecimiento: las y los estudiantes de la Facultad de Bellas Artes, a quienes el generoso artista les donó el edificio de su centro de estudios, salieron a la calle una tarde a principios de julio. Todos ataviados con máscaras elaboradas con los diseños del Maestro. Marcharon desde Ciudad Universitaria hasta la explanada del templo de Santo Domingo, y allí, frente a su querido Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, que él fundara, elevaron globos de cantoya para que acompañaran el espíritu del artista en su ascenso por los cielos.
Ojalá el tal Bernardini Borja hubiese visto esos luminosos globos en el firmamento de Oaxaca para que entendiese que sus habitantes son generosos y desprendidos, como les enseñó a ser Francisco Toledo. Y si no, tendremos que conformarnos con que no intente vender máscaras ?toledianas? y globos de cantoya en una próxima subasta.


Buscar