Los conquistadores del CEM ANÁHUAC

El Guerrero y la Batalla Florida de la Toltecáyotl.


Muchos pueblos de las diferentes culturas y civilizaciones antiguas, usaron
la figura “del guerrero” en forma metafórica. El ser humano que lucha contra el peor enemigo: 
ese ser oscuro que habita en las profundidades personales. Una lucha contra las debilidades, los errores y los defectos personales, como el Yihad en la religión del islam.
En la Civilización del Anáhuac se tuvo durante milenios un concepto similar. En efecto, el Guerrero de la Muerte Florecida era una persona, hombre o mujer, que se enfrentaría con “el enemigo interior”. Para esta lucha personal interior, que metafóricamente los toltecas le llamaron “Batalla Florida” se contaban con las armas conocidas como “Flor y Canto”, entendida “flor” como la belleza que se logra a través de la medida, es decir, la belleza se logra a través del equilibrio y para lograrlo se requiere el manejo virtuoso de “la medida”. Y “Canto” es la alegoría a la sabiduría e inteligencia. Como los toltecas pensaban que concebir lo inconcebible y hablar de lo innombrable, solo se podía hacer por medio de la poesía, como la expresión más elevada de la sensibilidad y creatividad humana.


De este modo, los guerreros y las guerreras toltecas de la Muerte Florecida usaban como armas “Flor y Canto” para luchar en contra del enemigo interior. La Guerra Florida era una metáfora de conocimiento y superación que se mantuvo durante el periodo de mil años conocido como Clásico en todo el Cem Anáhuac en los Tollan, ahora conocidos como zonas arqueológicas.

Descarga el libro aqui:

 

 

 

 

 

Buscar
Podcast
Canales Youtube
Visitantes

27,072,540