A+ A A-

LOS HUACHICOLEROS DEL PODER

  • Categoría: Colonización
  • Publicado el Domingo, 08 Abril 2018 18:30
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 897

Los Estados Unidos pueden hacer lo que quieran en su territorio. La militarización de la frontera es su soberana decisión. Se pierde la perspectiva del verdadero problema. La pregunta que nos debemos hacer de este lado es, por qué, nuestros paisanos se tienen que ir en calidad de indocumentados para buscar oportunidades que aquí las clases económicas les niegan. La gente no migra por su gusto. El Estado mexicano necolonial de ideología criolla, mantiene a más de la mitad del pueblo en la pobreza y la ignorancia. Ese es su botín, de ahí viene su riqueza y su poder. “Así nos quieren, así nos necesitan”.

El vecino del Norte tiene suficientes problemas con su economía y su “democracia” en quiebra, además de tener a un presidente que está acelerando la crisis imperial de su sistema. Tampoco es nuestro problema que el señor Trump esté empeñado con el señor Peña en usarlo de piñata, eso es solo bullyng presidencial, y el que se deja, pues se atiene a las consecuencias. Trump lo ha dicho, se golpea a quien se presta y quien se deja. Más nada.

Debemos ver el problema desde un mejor ángulo, desde una visión crítica y analítica. A partir de la implantación del modelo neoliberal, el país ha entrado en una decadencia espeluznante, no solo económica, sino lo más preocupante, las bandas del crimen organizado, disfrazados de partidos políticos, han tomado el poder y han manejado el país como un negocio sucio. En efecto, “esta gente”, TODOS, los del “pacto contra México”, son verdaderos huachicoleros del país. Actúan como vampiros y garrapatas desangrando al pueblo, desmantelando a la nación y a sus instituciones. Sin responsabilidad, sin conciencia, sin conmiseración por el sufrimiento de millones y millones de personas, saquean el erario federal, estatal y municipal. Entregan, literalmente, el país a las empresas extranjeras. Transgreden los principios de la Constitución para hacer lo ilegal e inmoral, la base de “su Estado de derecho”. La muerte, el secuestro, los desaparecidos, las ejecuciones sumarias, han marcado a decenas de miles de familias en una guerra fratricida, usando y manchando a las instituciones para sus negocios y acallar cualquier protesta. Verdaderos crímenes de lesa humanidad que no quedarán impunes.

La respuesta a la pregunta, de por qué tanta gente intenta cruzar la frontera ilegalmente. Es muy sencilla, pero nadie la quiere decir. El pueblo de México está huyendo de un matadero de sangre y de hambre. Las condiciones económicas del país, su modelo, solo beneficia a una minúscula minoría que se enriquece inmoralmente por el sufrimiento y el hambre de millones de trabajadores, a los que les pagan un salario de hambre, les quitan prestaciones y les aumentan la jornada de trabajo. El modelo económico está diseñado para favorecer a 200 mil familias y sus socios extranjeros, y como una granja avícola, los millones de personas que sobreviven en este país como “gallinas ponedoras de huevos de oro”, están condenadas a la impune explotación.

El país está siendo manejado como una empresa. Los ciudadanos han perdido su condición de seres humanos, y han pasado a ser solo “objetos”, para aumentar la riqueza de unos cuantos privilegiados. Los campesinos desaparecieron, porque es más rentable “comprar alimentos” transgénicos en E.U., para mantener los salarios bajos, destruyendo la milenaria soberanía alimentaria del pueblo que inventó el maíz, además de engrosar los cinturones de miseria de las grandes ciudades con mano de obra barata. La educación y la salud están en proceso de convertirse en otra fuente inmoral de riqueza de “esta gente”, su privatización inminente es ansiosamente esperada para hacer negocios lucrativos. La entrega de los recursos naturales, comenzando con el petróleo, la energía eléctrica, los yacimientos de minerales, pero, sobre todo, el agua, es cinica y descarada.

Los jóvenes de este país, no solo están huyendo de esta inhumana masacre. Aquí, ellos no tienen futuro. Lo más triste, están dejando de casarse y de tener hijos, -de hacer familia-, porque la voracidad de unos cuantos les han quitado este privilegio y este don divino. Los valores morales y éticos del pueblo están haciéndose pedazos por la frívola irresponsabilidad de dirigir este país como “un negocio de giro negro”. La voracidad, la corrupción, la impunidad, la injusticia, la exclusión, de los dirigentes económicos y políticos de México, son la causa de la desesperada huida al Norte. “Esta gente”, en vez de criticar y “cerrar filas” contra la estupidez del presidente vecino, deberían “verse en un espejo”. La falta de visión y responsabilidad histórica, de los dirigentes de este país, los ha convertido en “los huachicoleros de inicios del siglo XXI”. Necesariamente la historia los tendrá que juzgar. Descolonizar es dignificar.

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

aquioaxaca.com

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook