Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

36,775,944

EL ORIGEN DE LA MEDICINA NÁHUATL. Alfredo López Austin

Hits:8277

EL ORIGEN DE LA MEDICINA NÁHUATL. Alfredo López Austin

clásico, sino a partir de épocas que no pueden precisarse y que se prolongan hasta nuestros días. Son conceptos, procesos y enfermedades que no pueden siquiera enmarcarse en el área mesoamericana. Algunos se extienden por todo el continente; otros, más aún, parecen rebasar sus límites para hacer patente un origen extra americano.

Junto a estos elementos tan extendidos y que deben suponerse muy antiguos, se encuentran otros íntimamente ligados al pensamiento religioso mesoamericano - o específicamente náhuatl- del
periodo postdásico y, por último, hay una tradición peculiar, determinada por la geografía, que en cada zona creó una farmacopea con la flora, la fauna y los minerales que el pueblo tenía a su alcance.
Por tal motivo la medicina náhuatl podrá ser apreciada en parte como log¡:o particular de un pueblo; pero existe bajo más amplia perspectiva un fenómeno cultural común en Mesoamérica, en
amplias regiones de América o, en ocasiones, en América y en buena parte del continente asiático. Desde este continente grupos de primitivos inmigrantes trajeron un acervo cultural tal vez mucho mayor al que tradicionalmente se les atribuye, acervo pertinaz que resistió ?y en parte sigue resistiendo? el paso de los siglos. Pérdida del alma, intrusión de cuerpos extraños nocivos, métodos místicos de ascenso a los cielos y descenso a los infiernos en busca de la salud del paciente, práctica de limpias y otras creencias y
procesos terapéuticos, presentan tal cantidad de elementos comunes en América y en Asia que es imposible pensar en simples paralelismos. Es lícito suponer que en tiempos muy lejanos estas
creencias y prácticas viajaron a la velocidad de las grandes migraciones de primitivos cazadores, y que se conservaron en el lugar del fuego, siempre vivas, siempre viejas.

EL ORIGEN DE LA MEDICINA NÁHUATL. Alfredo López Austin


Los problemas de los orígenes, desgraciadamente, tienen que manejarse a nivel de hipótesis. Hay hechos culturales que, o no dejan huella material, o sus huellas se pierden fácilmente. Aun algunos que pudieron haber sido documentados en el crucial momento en que un mundo entregaba a otro posibilidades de registro fiel y permanente de las pautas de vida, quedaron inadvertidos por una falta de interés, por un interés contrario a su permanencia o por simple exceso del material que debía ser conservado. En todo
caso la visión que de la medicina prehispánica tenemos es plana, intemporal, puesto que hemos recibido el informe de unos cuantos años inmediatos a la conquista.

Otra fuente son las actuales investigaciones etnográficas, debido a la importante persistencia de algunos conceptos médicos; pero el uso de este material exige extremada cautela. La influencia euro-
pea fue en algunos casos considerable desde el momento mismo de la conquista. Por este motivo existe fuerte duda de si algunos principios rectores del pensamiento médico indígena contemporáneo
derivan del pensamiento europeo, o si surgieron en tierras americanas en virtud de una coincidencia de procesos mentales ante condiciones semejantes, o si por caminos distintos el mundo occidental y el americano recibieron de Asia un antiguo legado.

C orremos el riesgo tanto de atribuir creencias actuales a la época mesoamericana, cuando su origen es europeo, como el rechazar por considerarlas europeas otras que pudieron haber sido de sum a importancia antes de la conquista. Como un ejemplo de grave duda cito el mal de ojo, que es uno de los peligros sobrenaturales que más preocupan a las madres indígenas en buena parte del continente.

Alrededor de él se han elaborado impresionantes aparatos preventivos y curativos; pero la semejanza con el concepto europeo es demasiada. En otros casos, como el de la similitud entre la idea de
los efectos insalubres de los aires, h ay razones suficientes para creer que se trata de conceptos sólo superficialmente coincidentes.

Creo conveniente ofrecer al lector con m ayor extensión un ejem ­
plo de los muchos problem as que se plantean acerca del origen y la
difusión de las ideas m édicas indígenas. Entre las centrales del

México actual destaca, sin duda alguna, la de la calidad fría o caliente de las enfermedades, los medicamentos y los alimentos. De ser prehispánica, lo más probable es que hubiese tenido antiguamente
una posición de preeminencia similar a la que tiene en nuestros días; y, sin embargo, los informes de las fuentes principales son muy débiles o sospechosos de influencia europea.
______________________
Tomado de:
https://drive.google.com/file/d/1joj24f9aUP6RDNwLBWWUDORQ9SH91JAX/view

Buscar